Extracto del Breviario alquímico-astrológico
Según la Escuela Mística-Astrológica VMRF 
del Padre de los Cielos




Piscis 2019



Predicción astrológica anual:
Tienen por casa natural a la doceava morada, y este año lo comenzarán en la ígnea casa IX (9) para luego seguir el año en la casa VI (6).

La novena morada les ha traído al maestro que necesitaban para seguir adelante, fue un fuego que intentó secar el húmedo radical y aplacar los vientos con que los astros los asolaron durante el 2018.

Júpiter los ha protegido durante el ciclo anterior y los seguirá protegiendo desde la casa IV (4). Les infundirá grandes deseos de mejorar los propios hogares o los lugares donde se habita.

Con Mercurio en Piscis y en casa 7 no será un año para dejarse llevar por la imaginación, ni para desesperarse por encontrar pareja. Mercurio se asocia a Neptuno y al punto de Fortuna remarcando eso que decíamos de la imaginación, el tema es que a veces esa imaginación pugna por torcer la realidad y así ajustarla al propio parecer.

La Luna en la doceava casa, desde las tierras leoninas, traerá cierta vulnerabilidad psicológica. Absorberán de manera desmedida todo trauma que los circunde y tenderán al deseo de volver a la tranquilidad prenatal. Combinándolo con lo dicho en el párrafo anterior puede generarse un cóctel explosivo.

Extrañamente el refuerzo y el auxilio viene desde Marte en casa 8 (y en Tauro) otorgará fortaleza para enfrentar las neurosis del año. La llave de esta ayuda será la sinceridad ascética con que se enfrenten a los propios problemas. Busquen ayuda, no esperen resolver todo solos. Si no aceptan la ayuda que Marte les ofrece pueden caer en arranques de ira incontrolables.

Otro paliativo para el año es la energía que ofrece Venus desde la quinta casa en Capricornio. Si bien el decir será cauteloso, esta forma no será regla para la expresión artística dónde la libertad no tendrá límites. Será la válvula de escape para mantener la cordura. Aquí Plutón se suma trayendo una particularidad que es el conocimiento del propio límite, tanto de fuerzas como de capacidades. 
Saturno aporta a este stellium la plena conciencia del tiempo y del ritmo en que todo debe ser realizado.


Tránsitos: 
Mercurio: del 18 de febrero al 16 de abrir del 2019. Mejoras en el ámbito familiar y económico en estos lapsos. Época de viajes. Cuidado con las retrogradaciones. 

Sol del 18 de febrero al 19 de marzo del 2019. Recibirán la iluminación que requieren para resolver problemas complejos.

Venus del 24 de marzo al 20 de abril del 2019. Lapso ideal para mostrar su valía y creatividad. Fuerzas renovadas. Explosión sensual y sexual. 

Neptuno será huésped de piscis todo el año, lugar desde donde lo apoyará. Época de gran crecimiento espiritual, contrarrestará el exceso de agua aportando algo de estabilidad psíquica.


La Refección cósmica:
Su elementario se encuentra carente de aire, posee algo de fuego y de agua. Al contrario del año anterior poseen mucha tierra, cosa que los beneficia en un año tan neurótico.
Necesitarán aire para que los pensamientos no se enrancien y se puedan ventilar. Aires nuevos y la Palabra del Maestro, siempre frescamente ígnea.
Las piedras fundamentales para Piscis son los Jaspes, pero este año el ámbar y el Jade serán ideales para lograr el equilibrio.


La Casa en que se habita y el lugar de trabajo: este signo posee un anclaje en el claustro de Familia y salud, el de Júpiter, pero también es multilocatario. 
Lo influencian los claustros del lado derecho del Feng Shui Sagrado, o sea, las áreas de Riquezas y de Conocimiento (Sol y Saturno) según la arquitectura sagrada (revelada por El Alquimista).
El castro del año es el lunar: hijos y creatividad (aunque algo de Júpiter tiene).

Para empatizar con el año que les toca vivir deben unirse al claustro de Mercurio, trono del Maestro de vida. Sería aconsejable reforzar y armonizar este claustro de las personas “útiles y serviciales” y de “viajes” ya que ahí reside la clave del año. 


Gabo Abad. Astrólogo y Futurista.

Extracto del Breviario alquímico-astrológico
Según la Escuela Mística-Astrológica VMRF 
del Padre de los Cielos




Acuario 2019
Navegantes de los desconocido



Predicción astrológica anual:
Tienen por casa natural a la onceava morada, comenzarán el 2019 en casa IV (4) sólo por 20 días y pasarán el resto del año en la casa I (1).

Durante el 2017 buscaron conocerse, saber quiénes son y descubrir qué es lo que los motiva. Durante el siguiente año, el 2018 en casa IV (4) desarrollaron y fortalecieron su ego y la autoestima. El narcisismo y la vanidad fueron patrones de vida vigentes hasta el 20 de enero del 2019.

Acuario es el signo de la rebeldía, un aspecto no muy coincidente con su regente Saturno. Este Saturno es anciano, ya viviendo entre los mortales (ver acuario 2018) y buscando el bien común. No es ese regente inflexible que rige a Capricornio. Es el juvenil Ganímedes rompiendo la regla (no abundaré sobre el punto porque ya hemos escrito sobre ello).

La Casa 4 de la que parten es mamá, en un año lunar, donde lo materno y lo femenino ha sido exaltado, adquiriendo una relevancia inusitada en las vidas de los aguadores del zodíaco. Pero en esta exploración del yo, se establecerán en la primera de las casas, pero con ascendente en Capricornio.
Seguirán explorando la identidad que han descubierto y tomarán algo de esa regla saturnal que posee Capricornio para darle coherencia. Buscarán sentarse a filosofar sobre quiénes son y qué quieren, mucha teoría y poca praxis. El ascendente del año intentará sacarlos de esa teoría de salón para llevarlos a la vida real, al hacer.

Los últimos años han hecho una reconstrucción de ese “yo” antiguo. Esa escalada de fortalecimiento los ha llegado al clímax. Con la primera de las casas se establece un inicio de algo nuevo, de una nueva vida.


Habrá un stellium que los marcará todo el año, compuesto por: El sol, Mercurio, el Nodo lunar sur, Saturno y Plutón en casa XII (12). En oposición el Nodo lunar norte y la Luna, que se sitúan en Cáncer en la sexta casa.
Plutón y el Nodo sur desde Capricornio regirán el stellium.

Es un año para capitalizar lo realizado, para iniciar con fuerza aquello que han descubierto en ciclos anteriores. Los pilares vitales que los han sostenido durante su vida serán revisados para comprobar si están hechos del material que soportará esa nueva vida.
La doceava casa no permitirá que comiencen una vida nueva sin antes explorar su lado oscuro, el inconsciente y el de las propias miserias.
Podríamos desarrollar este tópico universal (el de los nodos y Plutón), ya que afecta a todos los signos, durante páginas y páginas pero no será el caso (Tal vez hagamos un especial sobre este tópico).

Júpiter en su rol de amante de Ganimedes (Acuario) exacerbará su sexualidad, que para con más, tendrá una conjunción con Venus en la propia casa XI (11), donde Acuario reina.
Será una época de mucha expresión afectiva, mucho cariño desbordado a la espera de ser retribuido. Acuario siempre espera esa retribución afectiva aunque a veces nunca llegue.
Esta aspectación también generará la necesidad de una forma de vida con ciertos lujos y comodidades que podrían entrar en conflicto con su espíritu anarco-hippie.

Que esta gran alineación de planetas tenga como contrapeso a la Luna marca una energía opuesta al año anterior donde lo materno era “lo más”. Esta aspectación se ve reforzada en este año lunar con el emplazamiento de la luna negra, la mala madre, en el propio Acuario. Año en que lo femenino materno estará en conflicto con el proceso de autoconocimiento. Entiéndase materno en sentido amplio, como generadora, como proveedora de vida, no solo como persona gestante de personas humanas. Por ello hablamos de hijos y creatividad, porque de alguna manera lo creado son hijos también.
Ahora bien, ya estoy viendo que el espíritu filosofante de Acuario para este ciclo me está arrastrando a su maremágnum así que intentaré ser más conciso.

Si son hijos acuarianos lo que haga o diga mamá estará siempre en tela de juicio, por no decir “mal”. Y si son madres (o padres deconstruídos) nada de lo que los hijos hagan será suficientemente bueno para ellos, en especial las parejas que elijan.

Este encuadre cósmico los proveerá de una fuerte energía de acción, el reinicio de una vida espiritual y un reverdecer de sus potencias místicas (sobre todo las paranormales).

No deberíamos olvidar que el ciclo 2019 de Acuario se inició con un eclipse, una Luna de sangre. Una puerta abismal. 
   
Tránsitos: 
Marte: no pasará por acuario este año pero su influencia nacerá en Aries trayendo una gran intolerancia al pensamiento ajeno hasta el 30 de enero pero signando el año. Esta influencia menguará hacia el 19 de noviembre donde entrará en escorpio y la intolerancia se teñirá de cierto desprecio.

Mercurio: del 23 de enero al 1 de marzo del 2019. Traerá bonanza económica y muchas ganas de hacer. 

Sol del 20 de enero al 19 de febrero del 2019. Ya hemos hablado de él.

Venus del 2 al 25 de marzo y 18 al 31 de diciembre del 2019 traerá una época de gran magnetismo e intimidad amorosa. Junto con una explosión de muy libre expresión artística y gran bienestar. Época para resolver dilemas afectivos y para comenzar nuevas relaciones.  

De Saturno y Júpiter ya hemos hablado.

La Refección cósmica
Los acuarianos enfrentarán un año carente de agua cuando más la necesitan ya que necesitan dejarse fluir. 
A diferencia del ciclo anterior, pasión será lo que sobre, necesitarán enfriarse un poco, no mucho, para no evaporarse y poder fluir hasta su meta.

El agua pura que requieren para diluír y aligerar tanta espesura es el agua de vida. Un agua maternal cristalina y diáfana. La vía del Agua misma (+ MEM om). Ese saturnal conocimiento de lo trascendente que permite fluir en este mundo tan anquilosado.

Su piedra natural es el zafiro pero este año la combinación de las piedras lunares y saturnales será ideal. Como ejemplo podemos mencionar a un par magnífico, piedra de la luna (adularia) con cuarzo cristal. Pero puede ser otro par Luna-Saturno.


La Casa en que se habita y el lugar de trabajo: el claustro natural de este signo, según la arquitectura sagrada (revelada por El Alquimista), es el área de la profesión y el trabajo (área mercurio-saturnal). El castro del año es el lunar: hijos y creatividad (aunque algo de Júpiter tiene).

Munidos de Feng Shui y de la Arquitectura sagrada deberían potenciar el castro del año, el lunar y también el saturnal del saber y el conocimiento. El primero para que no se detengan las multifacéticas potencias creadoras de Acuario (y dejen de dar batalla a lo materno) y el segundo para enfriarlos un poco mientras aprenden de ese saber trascendente.

Los tronos y los ángeles de la guarda los apoyarán en la gesta de este nuevo ciclo.


Gabo Abad. Astrólogo y Futurista.

Extracto del Breviario alquímico-astrológico
Según la Escuela Mística-Astrológica VMRF 
del Padre de los Cielos



Capricornio 2019
Hacia la cosecha




Predicción astrológica anual:
Los caprinos tienen por casa natural a la décima morada. Este año lo comenzarán en la casa VII (7) y lo concluirán en la casa IV (4).

Capricornio vivió un 2018 que fue como un ciclón y atendió múltiples frentes de tormenta. Cada vez que ha creído que todo estaba encaminado la casa VII (7) se hizo sentir generando un nuevo foco de atención.

La séptima casa es la casa de las asociaciones (casa del matrimonio, de las sociedades y de todo tipo de uniones materiales y espirituales). Asimismo es la casa de las separaciones y de las disoluciones. Casa del “Nosotros Somos” que si se niega pasa a ser la morada de ruptura.

Júpiter estará en Sagitario hasta el 2 de diciembre, lo cual los convulsionará un poco, ya que la alocada vida del centauro y su ser expansivo serán demasiado para la fase vital en la que se encuentran los capricornianos. A partir del 3 de diciembre Júpiter se muda a Capricornio para moderar tanto orden y control.

Opuesto a esto Saturno intentará imponer su poder ritual: todo será severidad y frialdad. Como siempre para nuestros nativos caprinos: nada estará a la altura requerida, todo será poco.
Época de mucha perseverancia, paciencia y austeridad.

La Luna negra parasitará al centauro Quirón en las tierras de Aries. Sus energías sumadas generarán un ámbito de profundo dolor por las acciones derivadas de lo materno. Año que requerirá de mucho trabajo con la propia sombra. De no realizarse habrá dolor y explosiones de furia.

Con la Luna en la primera Casa y desde Escorpio, los afectos y las emociones estarán a flor de piel. Experimentarán cierta polaridad en cuanto a opiniones y decisiones.

El punto de fortuna está centrado en la segunda casa y en su signo complementario, Sagitario. Sí mis lectores, más Sagitario, habrá mucho de eso este año.
Como dice la Rabí del fin del mundo, se verán contagiados de esa alegría un tanto tontuela, tendrán aluviones de felicidad que en apariencia no tendrán una fuente identificable. Su grisura natural se teñirá de un cierto candor.

   
Tránsitos: 
Mercurio: del 29 de diciembre del 2019  hasta los primeros días del 2020. Época fructífera en viajes y comercio. Triunfos en lo profesional y en las metas en las que se ha trabajado en el año.

Sol: del 22 de diciembre del 2019 al 21 de enero del 2020. Época muy auspiciosa en la que en particular deberá abstenerse de participar de disputas

Venus: del 3 al 28 de febrero del 2019 y del 25 de noviembre al 18 de diciembre. Este planeta será el ordenador de los sentimientos en este lapso y favorecerá las uniones. La conjunción con Júpiter del 21 de noviembre del corriente otorgará un gran encanto a los nativos de Capricornio.

Plutón y Saturno permanecerán todo el 2019 en Capricornio. La tensión entre estos planetas generará cierta visibilización del personaje que se adopta y que difiere del ser natural. Será una situación tensa y que alcanzará su mayor poder disruptivo hacia fines de diciembre del 2019. También se dará a principio de año, los primeros días y los últimos del mismo. Marte empeorará el cuadro sumando cierta belicosidad para con los que perciban a ese personaje como tal.
El resto del año Marte acrecentará lo sexual, pero se deberá tener especial cuidado con los desbordes ya que los sentidos relacionados al placer se hallan amplificados por Júpiter.

Neptuno desde Piscis pedirá para este ciclo que se refuerce el sistema inmunológico y nervioso. Marca un sacrificio en lo personal para el bien común, como acto de amor. En especial los días 9 y 10 de abril en plena conjunción con Venus.

Urano traerá un poco de malhumor y susceptibilidad al oasis jupiteriano, deberán intentar no anquilosarse en él. La queja constante no ayudará.


La Refección cósmica
Este ciclo tendrá un elementario equilibrado con poco fuego pero muy vivaz.
Será un año en que se deberá recapitular y documentar lo vivido, año en donde una actitud introspectiva no vendría mal.
No se preocupen por la carencia de fuego, vendrá sólo de la mano de Júpiter y del más allá.

Año de desarrollo de lo sembrado, se impone la propia limitación y la concientización de la vastedad de aquello que se ha abarcado. Es mucho todo y nada alcanza. Se necesita más pero cada vez cuesta más. 

Las piedras del año serán el ónix rojo o rojizo, la cornalina roja o naranja y para los que deseen bucear por las profundidades místicas el zafiro oscuro.

La Casa en que se habita y el lugar de trabajo: el claustro natural de este signo, según la arquitectura sagrada (revelada por El Alquimista), es el área de Saturno, el del tiempo, el del saber y el del conocimiento. El castro del año es el lunar: hijos y creatividad (aunque algo de Júpiter tiene, más y más Júpiter).
La Madre cósmica los ha dejado caminar solos, lejos del amparo de años anteriores. Sigue guiándolos pero deberán hacerse cargo de la necesidad de un otro que asista y los asista. No es época de autosuficiencia sino de trabajo grupal, por ello abrevar en el castro de mercurial de “Personas útiles y serviciales. Viajes” Potenciarlo hará que todo se pueda. 

La Divina Providencia y sus ángeles serán vuestros grandes aliados.


Gabo Abad. Astrólogo y Futurista.
Extracto del Breviario alquímico-astrológico
Según la Escuela Mística-Astrológica VMRF 
del Padre de los Cielos



Sagitario 2019
Hacia la pacífica gracia del encanto



Predicción astrológica anual:
Los centauros cósmicos tienen por casa natural a la novena morada, y comenzarán el año en la disociativa casa XII (12) y se asentarán en la jerárquica casa X (10).

Mis colegas, de este gremio tan particular, sitúan a Sagitario en el centro de la escena, nominando a este 2019 como “El año de Sagitario”. Peor que una mentira son las verdades a medias.

Los sagitarianos han estado bajo fuego amigo y enemigo, han sido asolados, desmembrados y lacerados. Fueron deconstruídos a la fuerza, de una manera antinatural para su ser.
Vivieron años donde vivieron varias vidas juntas. Por momentos se retiraron de la vida pública y en otros momentos quedaron inmovilizados por la desesperación.
Frente a esto que han vivido, todo año con menos densidad negativa, es un gran año.

Gente rara la de Sagitario, ya que es capaz de sobrevivir a todo. Poseen una tenacidad que linda con lo obsesivo.
Personajes que con sólo saber que no se los ama se los puede destruir, ahí yace su talón de Aquiles.

El ciclo pasado los sagitarianos re-iniciaron sus existencias, dijeron “¡Basta!”. Un basta de una vastedad inmensa pero interna, de carácter íntimo. 

Júpiter se une al Sol bajo la casa XII (12) que hasta el  22 de noviembre otorgará sentido a todo lo que fue y será. 
Decíamos el año pasado: “El sagitariano perderá la venda de sus ojos y verá claramente una vez más. Nunca ha brillado tanto el faro de la confianza y esperanza en la Providencia Divina como en esta época. Sagitario será el catalizador para toda la creación de esta energía”. Esta situación continuará perfeccionándose hasta llegar a aquello que vivirán a fin de año con la décima morada.

Las condiciones únicas de este año no se volverán a repetir en mucho tiempo y si bien ya se perfila un duro 2020 intentaremos retratar este hermoso presente.

Con Venus, Júpiter y el Punto de Fortuna en conjunción en casa XI (11) poseerán un aura encantadora, un decir suave y firme. Serán irresistibles. 
Los centauros estarán con sus sentidos exacerbados, los físicos y los sobrenaturales. La casa 11 hará que este brillo sea extensivo a lo social, al trabajo y a todo tipo de grupos. 
Esta aspectación nos habla de que la única manera de aprovechar plenamente a un sagitariano será que este se sienta libre. La carencia de libertad o la existencia de cualquier tipo de limitación externa (sobre todo en la libre expresión) hará mella en los centauros, produciendo que se cierren y se aíslen.

La sombra de la Luna negra se proyecta sobre Sagitario marcando un año donde las fragilidades del pasado estarán sobre el tablero y a la vista. Habrá un alto riesgo a ser envenenados metal, espiritual y físicamente.

Año lunar donde la Luna Negra estará en oposición a la Luna misma. La Luna negra parasitará al centauro Quirón cuyas energías sumadas generarán un ámbito de profundo dolor por las acciones derivadas de lo materno. Los sagitarianos idealizan a lo maternal, en este año en particular esta cualidad se verá exacerbada.

Marte desde Casa IX (9) hará que los centauros salgan de caza, intentarán encontrase con lo Divino, lo sobrenatural y lo trascendente. Época en que tomarán muchos riesgos para que ocurran esos encuentros.


Tránsitos: 
Mercurio: del 8 de diciembre hasta el 29 de diciembre del 2019. Época de abundancia y justicia. Descollarán en las creaciones artísticas, en el área del conocimiento y en los negocios.

Sol del 22 de noviembre al 20 de diciembre del 2019. Mejoras en lo laboral y en la calidad de vida.

Júpiter permanecerá en Sagitario hasta el 2 de diciembre, cuestión que ya hemos desarrollado.

Urano desde Tauro intensificará la cualidad sagitariana de lucha por los ideales, los débiles y la Madre Tierra.

Plutón y Saturno en conjunción desde Capricornio aportarán fuerza para concretar los objetivos.

Neptuno en conjunción con Saturno desde Capricornio y en casa 11 les otorgará fortaleza y constancia para concretar sus objetivos.


La Refección cósmica
Vivirán un tiempo de florecimiento y de gran brillo personal. Saben que este oasis no será eterno y desearán disfrutarlo mientras dure.
Año movilizador y de mucho trabajo. Incansablemente buscarán concretar obras, cerrar cuestiones pendientes y dar por terminado todo aquello que les resulta nocivo.
Al igual que en el ciclo anterior vivirán al límite de sus fuerzas, sufrirán el peso de su cuerpo y el agotamiento. Sin embargo fluirán naturalmente en tanto y en cuanto no se los condicione.

Su elementario tendrá todo en abundancia (fuego, aire y agua) salvo tierra pero la poca tierra que poseen será de altísima calidad ya que la aportará Saturno en Capricornio.

Sus piedras protectoras son y serán las esmeraldas (y las aguamarinas), pero en este ciclo podrán sumar alguna piedra saturnal en particular los cuarzos de tonos verdes o azules. No serán recomendables dentro de los cuarzos ni las amatistas, ni citrinos.


La Casa en que se habita y el lugar de trabajo.
El claustro natural de este signo, según la arquitectura sagrada (revelada por El Alquimista), es el área de Júpiter, de la salud y la familia, de lo vivo y de lo creado. El castro del año es el lunar: hijos y creatividad (aunque algo de Júpiter tiene).
Estarán en equilibrio y armonía con el claustro del año. No requerirán de mucho esfuerzo para lograr un estale devenir. Serán maestros del actuar no actuante. Si lo desean podrán potenciar el centro, cuya tierra está en simpatía con la naturaleza sagitariana. También podemos potenciar el saturnal “saber y conocimiento” para no desbocar en un año tan expansivo. Los centauros deberán tener cuidado en particular con la expansión corporal o sea el engorde
Los ángeles Tronos y Principados los guardarán en el camino que se han decidido a seguir.

Gabo Abad. Astrólogo y Futurista.


Extracto del Breviario alquímico-astrológico
Según la Escuela Mística-Astrológica VMRF 
del Padre de los Cielos



Escorpio 2019
La liberación de lo ilusorio




Predicción astrológica anual:

Tienen por casa natural a la octava morada, y comenzarán este año en la casa XI (11).

La casa 11 ha empezado a trabajar, en el año 2018, sobre lo que es vital para los escorpianos. Esta casa los llevó a mirar a  aquello que por su propio ego dejaron de ver.
Los escorpiones cósmicos intentaron picar a los que se atrevieron a cuestionar la fantasía en la que estaban inmersos. Tanto se resistieron que llegaron a vulnerar su propia salud.
Pero los que se dejaron llevar humildemente han ido encontrando un camino de salida para encontrar lo que realmente es importante en sus vidas.
Durante el ciclo anterior tuvieron en su elementario un exceso de agua y fuego por ello engendraron más veneno del que podían manejar. Esta situación los obligó a disociarse de la realidad y a amargarse en el camino. Urano ha aportado lo propio al proceso de sustentación de lo ilusorio, influencia que continuará durante el 2019.

A no desesperar, este año lunar experimentarán el expansivo placer jupiteriano que su amigo Sagitario les traerá, no sólo con un Júpiter en las tierras del centauro, sino desde la casa IX (9), a donde se mudarán a fines de octubre del 2019.
Es cierto que esta unión de Júpiter con Sagitario afectará a todo el arco zodiacal de una manera contingente con cada signo. En el caso de Escorpio otorgará un poco de remanso, relajará tanta tensión interna, menguará el fastidio del vivir y alejará el aguijón de la propia cabeza.

Noviembre y diciembre son meses para volver a trabajar lo trascendente, la mística propia de Escorpio y de la cual poco se dice.

En este año lunar poseerán un ascendente en Acuario opuesto a la Luna pero cercano a la luna negra. Esto marca conflictos con mamá, con lo materno pero no en lo psicológico, ni siquiera en lo afectivo sino en el ámbito de lo material, del día a día. Esta aspectación tiende a distraerlos de lo esencial ya que estarán pendientes de las necesidades del entorno. Prestos a salir al rescate olvidarán lo esencial que será propiciar el propio rescate.
   
Tránsitos: 
La Luna, Venus, Mercurio y el Sol se acercarán a finales de octubre a las propias tierras y a la novena casa. Este stellium generará un momento de lucidez único y que no se ha visto en años. Será esencial capitalizarlo.

Marte: del 20 de noviembre al 31 de diciembre del 2019. Movilizará lo anquilosado, traerá bienestar físico y económico. Existirá la posibilidad de realizar viajes pletóricos de placeres salvajes durante esta estancia marcial.

De Júpiter ya hemos hablado, su influencia permanecerá hasta el 2 de diciembre, a aprovecharla.

Durante el 2019 Saturno y Plutón estarán en Capricornio. Largo periodo de bienestar y crecimiento. Cambios fructíferos. Salvo cuando sus derroteros los lleven a una conjunción.
Saturno y Plutón se unirán para generar algunos problemas de salud, estén atentos todo el año.

Neptuno desde Piscis traerá un renacimiento, una revitalización de la fe y del sentir trascendente. Será como volver a ser parido (con dolor incluido). Deberán tener especial cuidado los días anteriores y posteriores del 29 de septiembre (y ese día en particular) se pondrá a prueba la fe espiritual que poseen. Podrían ser expuestos públicamente las confidencias de que son depositarios o los propios secretos, que cuanto más oscuros sean más ruido harán.



La Refección cósmica
Aterrados ante la posibilidad de que caiga la ilusión, se defenderán con sus aguijones cargados de veneno. Todos temen a una naturaleza violenta pero hay quienes en su piedad se acercan igual (como la fábula del escorpión y la tortuga). Esos que permanecen son los faros que deben seguir en estos tiempos. 

No teman, ya que quien estuvo en las malas permanecerá pase lo que pase. No permitan que su interior sea arrollado, pero tampoco arrollen a quien los juzgue justa o injustamente. 

Su elementario se encuentra un tanto carente de tierra y la necesitarán de una buena calidad para así poder arraigar en ella y seguir adelante a paso firme. La calidad de tierra fértil debe ser la de un buen humus, ese que conduce inevitablemente a la humildad.
De la tierra que hablamos es de esa tierra que fue abonada con la enseñanza y el esfuerzo, con la Palabra Sagrada y la multiplicidad de todo lo creado.
Necesitarán tanta tierra como veneno hayan generado, para que sea absorbido y contenido todo, hasta la última gota.
Las piedras ideales para este ciclo son: el ónix (nunca de color negro) y para este año en especial las amatistas (en especial las más claras y las manchadas)


La Casa en que se habita y el lugar de trabajo: el claustro natural de este signo, según la arquitectura sagrada (revelada por El Alquimista), es el área de Marte, del yo trascendente, del uno indiviso. El castro del año es el lunar: hijos y creatividad (aunque algo de Júpiter tiene).
Para equilibrar esta situación el castro que se debería desarrollar y reforzar es el de Sabiduría y conocimiento. Castro saturnal, terreo y frío. Para renunciar a lo ilusorio en todas sus formas y renacer en la sublimación del Uno con el Todo.
Dentro de las refecciones posibles se puede potenciar este claustro, el del centro, con las revelaciones de “El Alquimista”.

Siempre contarán con la protección del Ángel Humilde y de un ángel trono que los guiará por esta tierra que tanto necesitan.

Gabo Abad. Astrólogo y Futurista.


Extracto del Breviario alquímico-astrológico
Según la Escuela Mística-Astrológica VMRF del Padre de los Cielos


 Libra 2019
En Busca de la paz interior

Predicción astrológica anual:
Empezarán el año en casa IV (4) donde la vuelta al terruño se impone.
Tanto el ámbito familiar del que se viene como el que se ha creado, funcionará como la pastura ideal para las balanzas cósmicas. Menos reclamos a mamá y más escucha al hijo o hija. Esos hijos pueden ser: humanos, animales, plantas y/u obras. Necesitarán permanecer en su Casa, si es la natal mejor.
La Madre primigenia los cobijará y será su Todo. 

El 22 de septiembre de 2019 se mudarán a la primera casa (1) dónde comenzarán a andar un nuevo camino pensándose a sí mismos nuevamente. Año de afirmación de un nuevo yo.
Ese camino nuevo puede constar de nuevos trabajos, nuevas amistades, cambio de pareja, cambio de fe, etc. Un nuevo rumbo más acorde a vuestra contingencia.

Marte se asocia al Sol, mucho fuego. EL genio de los librianos pasará por un periodo de gran volatilidad, sobre todo en el último trimestre del año. Necesitarán prepararse para no ser tan fácilmente alterables. Vuestra ira, enojo y demás erupciones anímicas los llevarán a ser disruptivos con los horizontes que tienen en vista. Podrán llegar a ser insufribles con el entorno, en especial con jefes y superiores.

Esta energía de por sí es muy negativa y se suma a ella una fuerte oposición a Quirón. Este pondrá de manifiesto la máscara protectora que otrora usaran en la niñez. Esta incomprensión que sentirán traerá actitudes autoritarias, inflexibles y despreciativas. Se sentirá la necesidad de tener la razón siempre.

Un trígono entre el Sol y el Medio Cielo viene al rescate empatizando la vida personal con la laboral y suavizando las opiniones del derredor.

Venus y Mercurio hacen nupcias en la segunda casa desde Libra. Trae un potencial inmenso en las áreas de la actuación, la enseñanza o las letras. Esta aspectación tiene un lado negativo: la mentira, la falta de constancia y la falta de consistencia. Los librianos deben entender que deben vivir de manera acorde a sus posibilidades y no por encima de ellas. Este lado negativo se ve reforzado por la oposición entre la Luna y Saturno.

Con la Luna en Casa XI (11) se requerirá formar un nuevo núcleo de amistades separado de lo laboral y de lo familiar. Un grupo de pertenencia con intereses similares que los apoyen y contengan.
Esta Luna está en el campo de Cáncer (que es lunar) en un año lunar. ¡Mucha Luna! Necesitarán mantener su psiquismo estable, sobre todo su mundo onírico y proyectivo.

Júpiter en Sagitario será expansivo, en el caso de los librianos, buscarán un hogar acogedor, cómodo, confortable y bien provisto. Año de engorde, la comida y la bebida serán el remanso elegido para mitigar las tristezas del año.

Con el punto de fortuna en la Casa II (2) en Escorpio deberán tener una economía equilibrada o el aguijón del arácnido no los dejará descansar en las noches.
Los librianos que no hayan encontrado un lugar de pertenencia donde su “Tu eres” reine se irán amargando durante el año. Si no reconocen al otro no estarán en paz.

Tránsitos: 

Visitantes directos de Libra:
Mercurio: del 13 de septiembre al 9 de diciembre. Época de gran polaridad en cuanto a lo económico, viajes y prosperidad.  
Sol del 23 de septiembre al 22 de octubre. Época de beneficios en: salud, trabajo y economía personal.
Marte desde el 3 de octubre al 17 de noviembre. Momentos de mucha ira.
Venus del 13 de septiembre y del 30 de octubre. Mucha seducción. Renacer de vínculos afectivos y de pareja en especial.
Neptuno desde piscis apoyará a libra todo el año. 
De Júpiter y Saturno ya hemos hablado.
Urano desde Aries intentará que exploren su lado oscuro.
Plutón amplificará las discusiones por cuestiones cotidianas y se sumará a la tarea emprendida por Urano.

La Refección cósmica
El elementario está muy desequilibrado ya que poseen mucho del elemento aire y muy poco del resto.
Los vientos mentales desequilibrarán a las balanzas cósmicas.
Necesitarán paz y quietud interior.

En este ciclo requerirán de tierra para apaciguarse y para mantener el equilibrio en su propio eje. Dos piedras de energías complementarias podrán estabilizarlos: las cornalinas (las marrones serán ideales) y las crisocolas que contengan en abundancia al color azul.


La Casa en que se habita y el lugar de trabajo: el claustro natural de este signo, según la arquitectura sagrada (revelada por El Alquimista), es el área de la venusina pasión, del amor pero matizada con bienestar y familia.El castro del año es el lunar: hijos y creatividad (aunque algo de Júpiter tiene).
El claustro del centro, la tierra, viene a equilibrar lo que los vientos azotan. 
Dentro de las refecciones posibles se puede potenciar este claustro, el del centro, con las revelaciones de “El Alquimista”.

Únanse a los ángeles principados para conservar vuestro eje en la paz que genera el estar en el centro de vida.

Gabo Abad. Astrólogo y Futurista 

Luna de Sangre
Eclipse total de luna
21 de enero del 2019





El impulso
Queridos lectores: inmerso en las particularidades de cada signo y absorto en mi propio cosmos mi asistente me acerca una nota escrita en mi propio calendario. Si mis estimados declaro públicamente que uso un calendario de papel enorme donde anoto todo lo que debiera recordar. La nota del calendario decía “luna de sangre” (en grandes letras rojas y que yo no escribí), él sabe cómo motivarme y se aprovecha.
Frente a este impulso respondo con estas humildes palabras que hace un tiempo me atreví a garabatear sobre las lunas de sangre: “No hay mayor oscuridad que la propia, no hay mayor ignorancia que la propia y a esta altura del camino ambas convergen. Temiendo al filo del tiempo que corta toda arrogancia, me atrevo a delinear el momento cósmico que nos toca”.


La Luna de Sangre

Cada luna de sangre abre una puerta abismal.

La tierra se interpone en el flujo vital de Luz entre el Sol y la Luna tiñendo a esta última de la oscuridad acumulada en la tierra. La luna es un espejo que refleja lo invisible, lo oculto. Lo espejado será algo que trataremos más adelante.




Si bien son claramente malas aspectaciones, debemos tener claro que cómo toda mala aspectación, si es aprovechada ritualmente o espiritualmente invierte su carga y así se transforma en una fuente inagotable de vida, superación y crecimiento interior y exterior.


El Cosmos
El eclipse del 21 de enero será visible en su totalidad en la mayor parte de Europa, África, América, Medio Oriente, Asia central y Australia.
Por ejemplo en la Argentina comenzará el 20 de enero a las 23:37 hs, teniendo su apogeo a las 2:12 hs del día 21 y concluyendo a las 4:48 hs.
Cada eclipse detiene la vida, suprime la energía vivificante que el hermano sol provee y cada uno lo hace de una manera contingente y particular.
Sol y Luna del eclipse harán una cuadratura con Urano. Se potenciarán los poderes sobrenaturales y en particular la videncia pero inclinada a lo abismal. Visiones terribles que pueden llegar a enloquecer. No deberemos dejarnos llevar por lo que este día se perciba.
El Sol es el “Yo real” que se halla eclipsado. Potencia el eclipse los nodos Lunares y Mercurio.
Día para meditar, protegerse espiritualmente y guardarse en el “sí mismo”.

La puerta oscura
Cómo se ha visto, este no es más que un umbral de pasaje.
No nos abandonemos a los embates del afuera, fortalezcámonos en el interior y tomemos conciencia de la propia oscuridad.
Según la fe o espiritualidad que se posea, tomémonos de la mano de la Madre en este año lunar, principio vital y de sabiduría. Armados de pureza y sacrificio transitemos este umbral.   


Gabo abad. Astrólogo y futurista.